Es habitual que mucha gente cuando descubre algo nuevo o un “juguetito” tan “mono” como el Raspberry PI funcionando con GNU/Linux, se emocione y comienze a alabarlo y a recomendarlo de una forma muy efusiva, indicando sus múltiples ventajas y posibilidades.

Algunos de los usos que puede tener este pequeño invento son:
Ordenador, media center, máquina arcade de videojuegos, domótica y hogar inteligente, internet radio, robótica, NAS casero, Receptor AirTunes, Café y Raspberry Pi o cliente/servidor torrents.

El cuento de Raspberry Nieves

La verdad es que existen muchos más usos y tiene futuro prometedor pero … siempre hay un pero … antes de que te dejes llevar por los fanboys para comprar uno, deberías conocer lo que muchas webs y blogs que alaban este producto no cuentan.

A riesgo de que me linchen o apedreen, y pese que estoy muy contento con mi RasPI, en este artículo tomaré el papel del abogado del diablo, y os mostraré cómo la vida no es “tan de color de rosa”.

3, 2, 1 … comenzamos …

LLevo usando mi RasPi desde agosto, tengo más de 10 años de experiencia administrando servidores GNU/Linux y aunque es cierto que tiene bastante potencial, las cosas no son tan positivas ni optimistas …

Poderse se puede hacer todo eso y más, otra cosa es que sea sencillo para un usuario “de a pié”. El problema es que hay que saber, y la mayoría de sus posibilidades quedan muy lejanas a un usuario convencional. Sí, existen foros y cada vez más documentación en Internet (sobre todo en inglés), pero que os quede en la cabeza que esto no es “plug & play” (pinchar y listo).

Uso como ordenador …

Las X Windows van de pena, entre otras cosas por la falta de drivers nativos para la gráfica en XWindows. Que no se os ocurra abrir un procesador de textos, ni usar un navegador de internet que no sea el Midori (y aún así desespera). Olvidaros de ventanitas ni usar un IDE gráfico para desarrollar (es preferible desarrollar en un PC, no hay color).

El “cutre” barato controlador USB/Ethernet pega unos calentones tremendos y unos drivers USB aún deficientes hacen que si le dáis un poco de carga transfiriendo datos, el “load average” se dispare (vamos la carga de tareas) deje al RasPI medio colgado, pese a que el porcentaje de uso de CPU no es alto.

El sonido es otro de los problemas. Hay bastante gente que no consigue tener sonido por la salida HDMI … ya que depende y mucho del tipo de monitor / TV que tengas, los formatos que acepte y la configuración manual que hagas del RPI. Yo lo he probado en 2 TVs en casa, y una me lo detecta automáticamente y en la otra tuve que hacer muchas pruebas hasta que funciona (con algunas aplicaciones).

Su potencia se puede comparar con un Pentium 300Mhz con una buena gráfica. Y es que la gente no se acuerda de que por entonces, aún se seguía usando MSDos y Windows 95/98. Y es que GNU/Linux con X Windows de 2012 no es MS Windows 95/98, ni demandan el mismo hardware. Gracias al overclocking dinámico y al modo turbo que incorpora Raspbian, ahora las cosas van bastante mejor, pero aún así son justitas. En ese sentido, en modo texto RasPI va muy bien, pero por ahora iros olvidando de X Windows, salvo para programas muy livianos.

Uso como NAS o cliente/servidor torrents …

En la práctica veréis por ejemplo que no es recomendable poner a descargar más de 2 ó 3 torrents a la vez … y como NAS … bueno … difícilmente alcanzaréis los10 MB/s por SMB/CIFS (entorno de red windows).

Respecto a los emuladores …

Street of Rage funcionando en dgen (emulador de megadrive)

Street of Rage funcionando en dgen (emulador de megadrive)

jejeje … He probado advmame, mame4all y el retroarch. Bien, haciendo un poco de overcloking, todos van medianamente decente con ROMS antiguas (años 80), unos mejor con unas ROMS que con otras. Pero olvidaros de roms de finales de los 80 y los 90 en adelante. Probad el Double Dragon o el OutRun y veréis.

Para Megadrive, el mejor (más fluido) el dgen, aunque hay que ejecutarlo sin usar OpenGL, si no cuelga. En todos estos casos, que yo sepa, no trabajan con OpenGL, con lo cual no existe aceleración de vídeo.

Para los amantes de NEOGEO, aún la cosa está verde. Existe un emulador específico para NEOGEO (Gngeo) donde Metal Slug funciona, pero en ocasiones se ralentiza.

Para Sprectrum tienes el fuse que va como la seda, lo cual es normal ya que es un z80.

Imagen de previsualización de YouTube

Estos son algunos ejemplos, pero podría contar más. Además, ciertas aplicaciones no las encontraréis por apt-get, sino que tendréis que compilarlas a mano (by “manubrio”), o buscar webs con los binarios compilados.

El tema es que el RasPi hay que entenderlo como lo que es y no dejarnos llevar por la ilusión e imaginación de muchos (entre los que me incluyo). Aún hay mucho camino por recorrer y software que optimizar.

RasPI, es una plataforma fenomenal y muy barata para aprender cosas nuevas, desarrollar tu potencial con nuevas ideas y utilizarlo como base para sistemas empotrados, pero esto no es sencillo ni “gratis”. Aprenderás a base de cabezazos y echándole horas.

Una de las grandes virtudes del RasPI, es que está reviviendo el espíritu que surgió en los 80 entorno al Spectrum. Ese espíritu de acercar la informática y su aprendizaje a las personas, creando una comunidad a su alrededor. Pero esta vez, con la ayuda, el poder de comunicación y difusión de Internet.

¿ Por qué con el RasPI acabaremos aprendiendo ?

Porque a diferencia de un set-top box, o aparato dispositivo Android, actualmente con el RasPI si quieres conseguir algo debes bajar a las trincheras y es allí donde a base de esfuerzo y dolor se aprenden muchas cosas. Por el camino aprenderás de informática, administración GNU/Linux, quizás algo de programación e incluso de electrónica.

Aunque hay un proyecto donde intentan echar andar Android (el cual es un gran devorador de recursos) sobre Raspberry, lo cierto es que por su hardware la experiencia de usuario no será satisfactoria. 256 MB de RAM con vídeo compartido son muy cortas, aunque afortunadamente las últimas unidades las están fabricando con 512MB al mismo precio, así que podremos ejecutar algunas aplicaciones java.

Conclusión …

Después de todo esto, quisiera que al lector no le quedase una idea equivocada. Raspberry PI no tiene un gran hardware (salvo la grafica, de la cual no hay código fuente de sus drivers) ni es un aparato con la sencillez de uso de un PC convencional (pese a GNU/Linux), ni un set-top box … es un hardware con mucho “potencial” sólo apto para “valientes“, que de momento hay que esforzarse para usarlo y entenderlo, pero que promete muchas horas de entretenimiento y aprendizaje.

Autor:

Tag:

Categorias: Análisis-Móviles/TabletsOpinión/CríticaZona Retro

¿ Te gusta esta entrada ? Sucribete en nuestro RSS feed y obten más artículos!